Buscar
  • mentyco

Fases del Crecimiento de una Startup



o Idea: Es la primera fase de todas conocida como (pre-seed), surge la idea de negocio y se desarrolla sin la existencia del producto o serivcio. Después de la idea, el socio busca convencer a otras personas para que se unan al proyecto o toma la decisión de llevarla a cabo él mismo.


En el caso que haya más de un socio en el proyecto que se va a desarrollar, es un buen momento para asentar la legalidad del proyecto y plasmarla en el Pacto de Socios. Confiar en tus socios, inicialmente puede parecerte algo normal pero si de se recomienda no saltarse este paso es porque no sería ni será la última vez que un proyecto con trayectoria y ambición ha cerrado por un desacuerdo entre los socios al tomar decisiones debido a que las bases legales no constaban por escrito en ninguna parte y por consiguiente no se le podía dar la razón a ninguno de los integrantes.


o Seed: Por norma general, una startup es un modelo de negocio innovador y ya es considerada una empresa. Las recién nacidas “seed”, operan con costes mínimos en el mercado ya que naturalmente no tienen la misma magnitud que una empresa ya consolidada. El principal objetivo de una startup es crecer rápidamente, es por ello que su herramienta inicial para ganar notoriedad de marca es el Internet. La startup utiliza el MVP (mínimo producto viable) para recoger la máxima información posible de la reacción del mercado frente su producto o servicio.


En el caso que el MVP haya sido un éxito, invierten gran parte de sus escasos recursos económicos en el desarrollo de estrategias de marketing con el objetivo de exclamar al mercado que existen y por consiguiente se interesen por su producto o servicio ofrecido. Un atributo con el que se caracterizan todas las startups es que deben de estar en constante desarrollo para sobrevivir, al contar con una estructura o tejido empresarial pequeño, es mucho más fácil que consigan adaptarse a los cambios que se producen en el mercado.

Las startups, asumen por defecto los riesgos del camino hacia el éxito, probando nuevos métodos de trabajo y comunicación con su público objetivo. En su caso, el fracaso supone un aprendizaje.


o Early-stage: El modelo de negocio en fase (early-stage) o etapa inicial regularmente implica finalizar el producto o servicio que vayan a ofrecer y empezar a recopilar datos del mercado para conocerlo al máximo posible con tal de saber como deben operar. En la gran mayoría de los casos, también incluye la obtención de fondos suficientes para respaldar el desarrollo de productos o servicios que se vayan a ofrecer.


En esta fase, saber diferenciarte es crucial a nivel de emprendimiento, al ser una empresa recién nacida, es vulnerable delante los competidores a los que se enfrenta, la gran mayoría ya consolidados en el mercado y con un público fidelizado. Por eso, deben desarrollar ventajas competitivas para dar a conocer sus puntos fuertes y aprovecharlos para idear las estrategias de marketing y comunicación adhientes para conseguir los objetivos planetados.

Finalmente, para construir una cartera de clientes, deberá asegurarse de que sus productos estan bien alineados con sus expectativas y necesidades.


Growth: La fase de crecimiento es complicada, la compañía empieza a tener una cartera de clientes y su producto o servicio ya cuenta con una validación en el mercado pero necesita escalar por sobrevivir. En esta fase, es el momento de aprovechar las métricas positivas para invertir aún más en escalar la compañía. Si todo va en línea y se cumplen los objetivos propuestos en una fase inicial, se puede plantear la contratación de profesionales que ayuden al desarrollo de la compañía.


Los empleados que se contraten, deberán ser muy adecuados para llevar a cabo las acciones comunicativas. Como punto a favor, si cuentan con experiencia provablemente sepan como tratar al cliente y compartir visión de marca.


o Later-stage: En esta fase, la empresa ha demostrado la capacidad que tiene para crecer. Esto implica que tiene los departamentos de ventas, implementación y soporte bien consolidados y trabajando correctamente.


Claramente, la empresa está lejos de estar en una fase prematura, todo lo contrario, está en una fase madura y seguramente haya establecido firmemente su presencia dentro del sector en el que está operando. Aunque la empresa esté funcionando por cuenta propia, necesita cada vez más combustible para seguir creciendo en el mercado competitivo, es por ello que su enfoque deberá estar en la contratación del talento y en la recaudación de fondos.